VERMIORGANIC S.L.U.

Especies utilizadas en Lombricultura

Los gusanos anélidos suman actualmente unas 20.000 especies, muchas de las cuales son susceptibles de ser cultivadas. Entre las marinas hay que señalar a las nereidas, gusanos utilizados como cebo de pesca e incluso para alimentación humana.

Más interés despiertan las lombrices terrestres por su importancia como estabilizadores del suelo y producción de biofertilizantes. De las más de 4.000 especies de lombrices de agua dulce y terrestres, una cincuentena se cultivan o están en proceso de investigación para derivarlas a la empresa privada. La familia más conocida para estos menesteres es la de los Lumbrícidos, si bien otros grupos próximos aportan apreciables beneficios ambientales.

Evidentemente, las especies comerciales cumplen con los requisitos de toda separación biológica para su cría masiva:
  • Ciclo de vida corto.
  • Alto poder reproductor.
  • Amplia tolerancia ambiental.
  • Alta adaptabilidad al hacinamiento.
  • Resistencia a las enfermedades.
Y como cualidades a valorar: facilidad de manejo y transporte; alta conversión energética; nulo daño ambiental y a otros organismos, incluyendo a las poblaciones humanas.
Las principales especies, además de Eisenia fetida, se pueden citar a Eisenia andrei (antaño considerada una subespecie de la anterior); Eisenia hortensis, igualmente semejante a la roja californiana; Lumbricus terrestris, mal llamada lombriz canadiense, ya que como la californiana es de distribución eurasiática, siendo la especie mejor conocida desde el punto de vista científico; Lumbricus rubellus, la lombriz roja terrestre, utilizada en oriente como medicinal. En la familia de los Macroscélidos, se cuenta con Peryonix excavatus, la lombriz roja del Himalaya, utilizada en zonas tropicales para el composting. Y por citar a una especie africana, también importada a regiones paleárticas, vemos a Eudrilus eugeniae, de gran tamaño, pero muy estenoica con las condiciones ambientales.
Scroll to top