VERMIORGANIC S.L.U.

Conclusiones sobre la Lombricultura

El desarrollo de la Lombricultura es la mejor manera de devolver a la tierra en forma de un excelente abono los nutrientes que un día le fueron sustraídos.
Con la lombricultura damos una excelente solución a la acumulación de subproductos agrícolas y ganaderos evitando así los problemas derivados de los mismos como malos olores y emisiones de CO2 debido a fermentaciones anaerobias que tienen lugar consecuencia de la acumulación masiva de este tipo de residuos. Evitamos que su eliminación se realice por incineración con la consiguiente emisión de dioxinas al medio atmosférico. Revalorizamos por otra parte este tipo de residuos, al convertirlos en un excelente abono orgánico, mejorador  tanto de las características físicas como químicas del terreno. El humus de lombriz, además de unas características nutricionales excelentes, mejora la propiedades físicas del terreno (facilita el drenado en suelos compactos, mejora la retención de agua en suelos poco estructurados y pobres), aportando además una microbiota tremendamente activa.
La nula existencia de residuos con algún poder contaminante, así como la mínima emisión de gases procedentes de la descomposición rápida y controlada de la materia orgánica (durante el compostaje previo a la formación del humus de lombriz que ha de realizársele a la materia orgánica) hacen de esta práctica, la forma más saludable, desde un punto de vista ambiental, del reciclado de la materia.
No se producirá ningún tipo de vertido durante el desarrollo de esta actividad, evitando problemas ambientales a este respecto.
Los malos olores que pudieran generarse se eliminarán, pues el compostaje y el vermicompostaje de por sí, reducen y eliminan en gran medida la producción de olores procedentes de la descomposición de los estiércoles animales evitando la formación de compuestos reducidos de azufre (responsables del olor intenso durante la descomposición anaerobia de la materia).
Se proporcionará  un producto de gran pureza (con una vistosidad y olor cautivador) y unas magníficas condiciones nutricionales, ofreciendo una alternativa rentable a agricultores sensibilizados con la problemática ambiental que el empleo de fertilizantes químicos está ocasionando.
Por todo, decir como conclusión final que el desarrollo de la lombricultura lejos de perjudicar en algún aspecto el medio ambiente, promueve el desarrollo de un sistema productivo acorde con las leyes naturales, intentando preservar en todo momento la salud del entorno territorial donde se encuentra y ofreciendo soluciones a problemas ambientales comunes.
La contestación a la pregunta de si es un problema la lombricultura para el medio ambiente, tiene una fácil contestación. NO, NO ES UN PROBLEMA, ¡ES EL MEJOR REMEDIO!
Scroll to top