VERMIORGANIC S.L.U.

Biochar de Vermiorganic

El biocarbón o biochar es el producto de la descomposición térmica de materiales orgánicos (biomasa) con escaso o limitado suministro de oxígeno (ambiente reductor), a temperaturas relativamente bajas (inferiores a los 700 grados centígrados) y que es destinado a uso agrícola, lo que hace que sea diferente al carbón usado como combustible y al carbón activado.
En nuestro caso el material biológico empleado son restos de poda y biomasa de especies vegetales ornamentales, provenientes de trabajos en municipios de nuestra zona.
Efectuada la pirólisis en proceso largo se obtiene la máxima carbonización del material vegetal, reduciendo considerablemente la cantidad de compuestos volátiles.
La incorporación de biocarbón al suelo puede alterar sus propiedades físicas y mejorarlas como la textura, la estructura, la distribución del tamaño de poro, el área superficial total, y la densidad aparente, con repercusión en la aireación, capacidad de retención de humedad, crecimiento de las plantas y facilidad de laboreo del suelo. El biocarbón por lo general incrementa la capacidad de intercambio catiónico (CIC) del suelo y, por lo tanto, la retención de NH4+, K+, Ca2+, Mg2+, lo que probablemente se atribuye a su elevada superficie específica. Además, contribuye a hacer más fértiles los suelos ácidos.
Algunos estudios muestran que el biocarbón funciona como medio idóneo para la colonización de microorganismos benéficos, por lo que su adición al suelo puede incrementar la población, y entre ellos bacterias fijadoras de nitrógeno y los hongos micorrízicos que elevan la capacidad de absorción de fósforo por parte de las raíces de las plantas.
Por último, señalar otra de las ventajas de utilizar esta enmienda y es que el biocarbón posee alto contenido de carbono orgánico, altamente resistente a la descomposición, por lo que funciona como un almacén de CO2 contribuyendo a la lucha contra el cambio climático.

En pratenses y cultivos herbáceos anuales aplicar en superficie antes de la siembra a razón de 20-40 m3 por hectárea.

En cultivos hortícolas aplicar enterrado a 7-10 cm de profundidad de 20-40 m3 por hectárea.

Puede aplicarse con otros biofertilizantes, especialmente indicado junto con humus de lombriz o ácidos húmicos.

Scroll to top